DECLARACION DE LA MESA NACIONAL

Ante la difusión de un listado de puntos que podría ser la propuesta del Gobierno Nacional para la formalización de acuerdos políticos, el Partido GEN, declara:

1. Los llamados al diálogo para debatir y establecer políticas de Estado son siempre bienvenidos y necesarios. Pero para ello, se deben impulsar ámbitos institucionales y permanentes como un Consejo Económico y Social, con amplitud, diversidad y convicción.

2. El Gobierno insiste con propuestas de claro contenido electoralista para disimular su propia debilidad y desorientación para enfrentar la crisis de la que son directos responsables. No parece una agenda para la Argentina sino para acatar necesidades del FMI que no se compadecen con la defensa del bien común y el interés general.

3. Consideramos que hacer una convocatoria parcial, coyuntural y por urgencias propias pierde credibilidad para sustentar un debate serio y profundo sobre el futuro de la Argentina. El punteo propuesto para la conversación parece ser una nueva estrategia de polarización con el intento de especular con los que queden afuera, volviendo a agitar el fantasma del pasado.

4. La agenda propuesta por el Gobierno es mala, limitada y demuestra que uno de sus grandes problemas ha sido y sigue siendo la fijación de prioridades. Es inconcebible un listado que parece tener como único objetivo adquirir una fortaleza sólo pensada en el mismo Gobierno y que plantea temas tan importantes como menos urgentes. Frente a la grave situación de la pobreza, de la infancia y del trabajo, no parece razonable priorizar un acuerdo sobre equilibrio fiscal, exportaciones, independencia del Banco Central, flexibilización laboral, sistema estadístico y pago de la deuda externa, sin perjuicio de la importancia de incluir el sistema previsional y las economías provinciales.

5. Argentina necesita recuperar un sendero de crecimiento que se asiente en la priorización de la atención de los sectores menos favorecidos, la distribución de las riquezas y la promoción del trabajo y de la industria. La Educación, la Innovación, la Ciencia y la Técnica, son ejes centrales para el futuro de cualquier sociedad competitiva en el sistema internacional. Pero nada de eso será suficiente si no tratamos con urgencia las cuestiones vinculadas con el Estado de Derecho, la justicia y la transparencia.

6. La base de cualquier acuerdo razonable y de futuro debe estar fijada en una visión que vuelva a colocar a las personas y sus derechos como eje y centro de la gestión pública. Debiéndose reconocer que nuestras conflictividades no se resuelven por el solo camino de la política económica y monetaria. Bajar la inflación y salir de la informalidad deben ser prioridad para un proyecto de desarrollo sustentable, pero lo central es la previsibilidad y la confianza social en las
instituciones.

7. La mayoría de los argentinos demanda acuerdos para enfrentar la crisis, pero también espera que podamos instalar un camino de certezas, honrar el sentido de la representación política y ofrecer una mejor alternativa que nos saque de malos gobiernos presentes y pasados para pensar en un futuro mejor.

Presidenta, Margarita Stolbizer
Secretario General, Sergio Abrevaya


DECLARACION DE LA MESA NACIONAL DEL PARTIDO GEN

Buenos Aires, Abril 11 de 2019.

Los anuncios del gobierno no son medidas económicas para resolver la inflación, sino meros manotazos de tinte electoral para intentar salir de su débil situación política.

Este gobierno es responsable de la crisis social y económica que viven los Argentinos. Porque subestimó los problemas. Por la mediocridad de su equipo económico. Porque agregó un endeudamiento enorme que agudiza la situación presente y futura. Y porque sostienen aumentos tarifarios impagables con brutalidad inhumana.

No arreglaron la herencia recibida y tampoco podrán explicar su propia herencia que castiga aun más a los sectores medios y a los más desfavorecidos.

El anunciado congelamiento de precios es otra medida electoralista del gobierno de Macri. Nos preocupa la incapacidad para resolver el grave problema de la inflación. La propuesta sigue evidenciando la falta de un plan económico y de medidas concretas para bajar la inflación.

Si hubiera voluntad real de solucionar los problemas se convocaría a un diálogo amplio. Convocar solo a los gobernadores de cambiemos muestra que solo se trata de compartir con ellos estrategias electorales para salir de la situación de extrema debilidad política en la que se encuentran.

Reconocemos la pobreza, la falta de crecimiento, la caída del empleo y de la actividad económica, la inflación, los aumentos tarifarios y la falta de rumbo, como los principales conflictos a resolver. Solo se puede lograr con una voluntad para construir consensos que este gobierno ya demostró que no tiene.

Por eso es imprescindible construir una fuerza política con la capacidad y la decisión para formular una gran convocatoria que aborde con seriedad los problemas actuales y debata un proyecto de futuro para La Argentina. Para recuperar la política, la confianza y la esperanza.

EL ENCUENTRO DE CLACSO Y EL PROGRESISMO. Declaración del Partido GEN

Buenos Aires, 22 de noviembre de 2018.
Cuando José Pepe Mujica, ex presidente del Uruguay, decidió no concurrir a la convocatoria que CLACSO realizó en Buenos Aires tuvo una lectura política que pone de relieve y destaca la hipocresía y la manipulación de determinadas situaciones que llevan adelante algunos sectores políticos e intelectuales que se autodenominan falsamente progresistas.

CLACSO es una organización académica latinoamericana que pretende ser un foro de discusión política, económica y social sobre la realidad de nuestros países desde una perspectiva progresista. No siempre cumple ese cometido.

El contexto internacional amerita una profunda reflexión sobre lo que nos pasa en este presente y lo que nos deparará el porvenir.

No soplan buenos vientos hoy en el mundo y tampoco en nuestra región. Gobiernos imbuidos de una filosofía neoliberal profundizan las diferencias sociales y los recursos naturales de nuestras naciones quedan a disposición de los capitales internacionales más concentrados, mientras que las finanzas dictan los caminos a seguir por nuestros pueblos. A ello hay que sumarle una deriva política neofacista que primero provoca incredulidad, luego estupor y finaliza con el miedo que despiertan consignas y acciones que creíamos superadas por la evolución de la humanidad. Lo más graves que estas situaciones en la mayoría de los casos se hacen y se anuncian con consensos mayoritario de nuestras compatriotas.

El progresismo como corriente política que sostiene ideas democráticas, de participación popular, de programas que aseguren sociedades más equilibradas , justas y solidarias en su conjunto social y que aspira a mayores espacios de autonomía colectiva e individual tiene una enorme responsabilidad. Responsabilidad que tuvo en el pasado reciente y que seguramente tendrá en este porvenir.

La lucha que se avecina será dura y debemos asumirla con inteligencia y elevada moral. El capital más valioso que tienen los sectores progresistas es su capacidad para enfrentar la adversidad sostenida sobre principios éticos que le aseguren sostener sus banderas aún en condiciones desfavorables. Los desafíos que la evolución de la economía y la técnica hace que además de proponer alternativas económicas y sociales eficaces podamos comprometer a nuestros pueblos en el trabajo por un mejor futuro. Ese compromiso es duradero si está cimentado en bases éticas indiscutibles.

En razón a estas consideraciones creemos que la presencia de Cristina Fernández de Kirchner en ese Foro solamente se la entiende si esa organización se adecuó a las necesidades políticas coyunturales de la ex Presidente, prescindiendo de las indispensables valoraciones que debe tener un encuentro de Progresistas. Su identificación con un proceso de corrupción pocas veces visto en nuestro país y el hecho de compartir tribuna con otros líderes latinoamericanos que si merecen nuestro reconocimiento, no le hace demasiado favor a la consolidación de las ideas progresistas tanto en Argentina como en Latinoamérica.- El formato que adoptó CLACSO presentó una convalidación tácita de un proceso gubernamental que ha tenido altos costos institucionales y sociales , no resultando aceptable que , bajo las banderas de la igualdad, el humanismo y el progreso social se justifiquen las peores prácticas del aprovechamiento del poder, los negocios y los recursos del Estado para el enriquecimiento personal de quienes han alcanzado altas posiciones gubernamentales con un apoyo popular que a la postre traicionaron.

La corrupción y el progresismo no tienen ningún punto en común. Sería bueno que así se lo advirtiera si es que queremos, en serio, comenzar a recuperar nuestras postergadas naciones de todas las rémoras del pasado.

Ricardo H. Vazquez – Partido GEN Provincia de Buenos Aires
Marcelo Ferreira – Instituto de Estudios para una Nueva Generación (Igen)

DECLARACIÓN DEL PARTIDO GEN

Buenos Aires, 12 de octubre de 2018.

Luego de la reunión de las Mesas Nacionales, de la Junta Ejecutiva y del Congreso del Partido GEN, para analizar la situación política, económica y social, declaran:

1. Advertimos un serio deterioro de los sistemas democráticos, de manera particular en la región y también en el mundo, intolerancia y xenofobia, con un marcado retroceso de libertades y derechos. La desigualdad a escala global, combinada con un capitalismo cada vez más voraz (guerras comerciales, volatilidad del capital financiero, sistemas tributarios débiles ante los paraísos fiscales), y regiones con conflictos étnicos, sociales y culturales, han puesto en cuestionamiento la viabilidad de las democracias entendida como el sistema político económico y social más eficaz para dar respuesta a las principales demandas sociales.

2. La consecuencia o el test más ejemplificador son las diferentes alternativas que surgen de líderes que abiertamente cuestionan el sistema democrático como espacio de la pluralidad, la diversidad cultural y social contra la degradación de valores tradicionales, familia y tejido social. La irrupción de Jair Bolsonaro, como el caso más preocupante en América Latina por el grado de gravitación en la región, obliga a los progresistas democráticos a pensar una estrategia global, regional y local para dar la batalla por la profundización de la democracia con igualdad social

3. El contexto regional también evidencia el avance de expresiones políticas conservadoras o reaccionarias, y ello implica la responsabilidad de repensar nuestra incidencia para recuperar el terreno de la representación política para los partidos que sostienen una democracia social y la forma más clara y eficaz para hacerlo en la contraposición a los proyectos populistas, que si bien han establecido conquistas sociales, también se perciben por el deterioro de las instituciones democráticas y altos grados de corrupción que profundizan el descrédito que la política ya tiene. Este y la desigualdad social son causa de la aparición de los «outsiders» con gran caudal de votos.

4. Para los Progresistas, tener un buen diagnóstico de la situación global y regional es esencial para pensar un proyecto de país que necesariamente debe tener una inserción internacional, asumiendo los riesgos y las oportunidades que ofrece ese tiempo y espacio en el que debemos dar un profundo debate sobre las ideas y las acciones que nos expresan y que procuramos para mejorar las condiciones de vida de las personas. Cualquier proyecto del futuro debe construirse en el presente, con un amplio consenso de las fuerzas democráticas porque para romper con la desigualdad hay que tocar intereses concentrados y arraigados en los privilegios durante muchas décadas.

5. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner dejó a la Argentina plagado de dificultades y con la deuda social de los doce millones de personas pobres y un circuito de vínculos internacionales que no favorecían nuestro desarrollo, sumado al deterioro institucional en las distintas esferas del ámbito público. El actual gobierno de Mauricio Macri, lejos de mejorar, ha agravado los problemas, evidenciando además la falta de habilidades técnicas en sus equipos y la insensibilidad frente a las dificultades de los sectores sociales que se han visto afectados por las decisiones del propio gobierno. Se agrega a ello el endeudamiento externo como problema central de la economía argentina y los condicionamientos que ello implica a futuro, con la licuación de los salarios como consecuencia de la devaluación y los efectos devastadores de la inflación persistente. El gobierno no ha sabido ser una bisagra para frenar la caída de diversos indicadores sociales y el daño que ello viene produciendo en amplios sectores sociales.

6. Otra vez como tantas veces en la historia Argentina, estamos inmersos en un acuerdo con el FMI. Nada puede salir bien de estos tipos de acuerdos donde la recesión es la base para reordenar la macroeconomía. La única alternativa posible es establecer una política económica centrada en el crecimiento para el desarrollo, la producción, el consumo, la inversión, la promoción diversificada de las exportaciones y el empleo. Pero todo ello depende de la construcción de ámbitos institucionales y permanentes de diálogo político y social para alcanzar los acuerdos necesarios para superar la crisis y sostener un proyecto con viabilidad que empiece por garantizar a todas las personas el ejercicio efectivo de sus derechos fundamentales.

7. Respecto de los temas puntuales de la agenda de la coyuntura, nos manifestamos en contra de los intentos de colgar sobre los hombros de los usuarios, una vez más y a título de compensación a favor de las empresas, los desfasajes que en el costo de la producción de energía se produjeron como consecuencia de la devaluación. Ya hemos manifestado nuestra crítica severa frente a los aumentos de tarifas que afectan el poder adquisitivo de los hogares y también el funcionamiento de las pequeñas y medianas empresas. De manera particular, apoyamos la imposición del impuesto a las ganancias a los miembros del Poder Judicial en su conjunto porque el esfuerzo debe recaer sobre sectores más favorecidos y no deberían existir privilegios de ningún tipo. Y rechazamos cualquier intento de gravar las actividades de las organizaciones de la economía social como las cooperativas y las mutuales.

8. Nos proponemos interpelar a la sociedad sobre el daño de una polarización llevada al extremo por mezquinas especulaciones electorales de quienes la expresan. Argentina debe pasar a un debate amplio, plural, honesto, para construir una alternativa por el desarrollo y la igualdad, a base de un proyecto de mayorías, que siente las bases del futuro, desde el presente que, bajo la convicción que la sociedad del conocimiento es la verdadera articuladora de la inserción internacional de cualquier país moderno, se proponga amplios consensos sociales en torno al sistema tributario, la educación pública, el cambio tecnológico y la economía digital, el proyecto productivo, el empoderamiento de jóvenes, la ampliación de derechos de las minorías y las jubilaciones dignas, reparando el funcionamiento a pleno de las instituciones democráticas, especialmente la justicia y asegurando la participación popular y la transparencia.

Declaración del Partido GEN

Jueves 30 de Agosto de 2018.
Resulta imprescindible que el gobierno se ocupe de hablarle hoy, a los sectores mas vulnerables, aquellos que no compran dólares, ni especulan; pero que necesitan pagar sus cuentas; en tanto buscar nuevos caminos que den soluciones a la economía real y los precios.

Los dólares que recibe del FMI, sumado a los del Banco Central deben ser utilizados para financiar en las paritarias la suba de salarios, la baja de tarifas de servicios, la baja de tarifas de transporte y fundamentalmente establecer un control sobre los precios de la canasta básica. De manera urgente el oficialismo tiene que ingresar pesos al sistema económico, desde lo que recauda para contener, todas las aristas que golpean a las familias y pymes.

Llamamos a la apertura para que sean escuchados los sectores de la oposición, que con una fuerte convicción planteamos medidas y acciones que constituyen la Argentina productiva y del trabajo.

Consideramos además, que hace falta trabajar fuertemente en una nueva legislación que ataque al actual sistema financiero, que lo único que hace es motivar la fuga de dinero y en última instancia Argentina debería exigir a los países destinatarios de esos dólares la información correspondiente, tanto en depósitos como en compra para efectuar un gravamen diferenciado.