Inicio Foros Debates Provincia de Buenos Aires Mesa del Diálogo, Mar del Plata 11/6/2022

  • Este debate está vacío.
Mostrando 0 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • #634
      Manuel Castilla
      Superadministrador

      Por Margarita Stolbizer.

      Tenemos un gobierno, tanto en sus versiones nacional como provincial, sin rumbo, con pérdida de autoridad y de credibilidad. Todas cuestiones que se pagan en las pérdidas institucionales, económicas y sociales que afectan al país y a los argentinos.

      Da vergüenza que la Provincia tenga los mismos problemas que relatábamos 20 años atrás. Lejos de mejorar, muchas situaciones se han empeorado mientras que la política sigue encerrada en disputas de poder que solamente agrandan la brecha que existe entre la agenda política y la agenda social. Es imprescindible trabajar para acortar esas distancias y hacer efectivamente de la política una herramienta de transformación para mejorar la vida de las personas.

      Las consultas del Foro son sobre el modelo de Desarrollo y el modelo de estado. Estos debates están cruzados por la economía, porque nuestras vidas están cruzadas por el factor económico. Porque los derechos, pensados en lo individual como en lo colectivo, se realizan desde un umbral de acceso económico.

      Discutir el estado no es solamente pararnos en la discusión de lo público; no es solo hablar de los servicios públicos, los subsidios públicos, los planes. Eso es una simplificación y un mal camino.

      Discutir el estado también es pensar en cómo hacer crecer al sector privado, como crear condiciones para la inversión, la producción y la generación de empleo. la competencia, la innovación y la educación.

      El debate no puede ser sobre el tamaño del estado. Lo que necesitamos asegurar es un estado eficaz: o sea, capaz de lograr los objetivos que se proponga. Y eficiente: hacerlo en el menos tiempo y con el menor costo.

      Pero por sobre todo, el debate del Estado debe estar relacionado con el bien común, que siempre debe estar por sobre cualquier interés particular o sectorial.

      Cómo fortalecer las capacidades estatales; que los funcionarios sean servidores públicos y que importe la carrera y el mérito.

      Necesitamos instituciones públicas confiables, que no aumenten la crispación social ni sostengan privilegios y que aseguren las respuestas a una sociedad fatigada.

      El Estado no puede ser un botín. Hay que terminar con el secuestro del Estado a manos de las elites políticas, empresariales, corporativas.

      No es el tamaño lo que sí importa pero es necesario discutir el gasto. El aumento del gasto público en los últimos años ha sido enorme, sin precedentes. Por eso hay que repensar la composición del gasto que no vaya destinado a resolver conflictos sociales graves y que no aumente la capacidad productiva.

      Necesitamos Estado para un modelo de desarrollo, como también necesitamos Mercado. Y un piso de seguridad social, porque lo que no se puede es abandonar a cada cual a su buena suerte.

      El estado debe atender un piso de igualdad en la concepción de Lo Justo.

      Lo contrario sería sostener un modelo autoritario que, siempre, está relacionado con la desigualdad, el abuso, los privilegios. Y la corrupción.

      Por eso debemos defender la democracia, y mejorar la calidad de las instituciones. Las cosas funcionan mejor sin privilegiados.

      Hoy hablar del Estado y de la economía nos impone hablar de las cuestiones que afectan la cotidianidad de las personas: la Inflación y el Empleo.

      La inflación es el ajuste encubierto. No es solo aumento de precios. Lo que debe medirse es lo que afecta por lo que pierde el salario y la jubilación.

      Muestra la salud o la enfermedad de la economía. Y la única forma de curar nuestra economía es con certidumbres, con estabilidad, con equilibrio. Y este gobierno no está en condiciones de resolver la inflación porque nada en la incertidumbre, no tiene estabilidad y están desequilibrados.

      Para hablar de empleo hay que hacerlo de inversión, de incentivos (fiscales, crediticios y también institucionales que son las reglas. Y hay que hablar de Educación.

      La capacitación básica llega a una mínima proporción de la población. Solo un mínimo accede a un empleo de calidad. Falta una política educativa y una respuesta pedagógica.

      Hace un tiempo Guillermina Tiramonti escribió una nota muy muy dura, titulada: La escuela es un simulacro. docentes y alumnos simulan que enseñan y aprenden. Y los malos resultados no tienen responsables.

      El problema es que esa simulación afecta a los más pobres y evidencia el aumento del nivel de desigualdad. Es mayor al 70% la diferencia en resultados educativos según el sector social al que pertenezcan.

      Eso se traduce en mayor precariedad de los trabajos a los que podrán acceder, especialmente teniendo en cuenta que estamos en la sociedad del conocimiento.

      Eso también evidencia la ruptura del escalón de ascenso social. Desde ahi, desde la educación, hay que discutir el empleo como problema económico.

      Finalmente, la discusión de la Economía también requiere de una agenda ambiental, como otra dimensión del modelo económico de desarrollo.

      La sostenibilidad ambiental (no desde una visión naif) está directamente relacionada con el crecimiento, el desarrollo, la forma de producir, la forma de consumir y de distribuir.

      la agenda ambiental es estratégica y también está relacionada con la innovación tecnológica y la producción.

      Esta nueva mirada de la economía nos interpela: Vamos a seguir invirtiendo en combustibles fósiles o vamos a potenciar la inversión hacia la transición energética a las energías limpias?

      Ahora bien, para todo esto, necesitamos recuperar la política, elevar la calidad del debate y pensar en acuerdos.

      Nuestra Coalición Política debe dejar de pensarse como una coalición opositora para pensarse como una coalición de gobierno, con un claro diagnóstico y una planificación basada en acuerdos programáticos, saliendo del cortoplacismo.

      Juntos por el cambio debe ampliarse, pero no es cuestión de fotografías sino de la ampliación de su base social de sustentación electoral.

      Debe dejar de discutir si incorpora a los que ni siquiera le han tocado el timbre para entrar y en cambio convocar a quienes ya hemos manifestado nuestra voluntad de pertenecer, de colaborar y de aportar al crecimiento y los mejores resultados.

      Argentina no resiste más fracasos. Hay que abandonar la idea de una coalición exitosa para ganar elecciones, necesitamos asegurar el buen gobierno próximo.

      Tenemos una deuda moral con el presente y con el futuro y el Partido GEN está comprometido para contribuir a saldar esa deuda.

Mostrando 0 respuestas a los debates
  • Debes estar registrado para responder a este debate.